4/5/08

modelado del relieve terrestre

Transformación del relieve

-El relieve cambia lentamente por la acción de los agentes externos y esta transformación tiene lugar en tres fases: la erosión, el transporte y la sedimentación.

Procesos de modelado del relieve

Las formas del relieve no son solo la consecuencia de la acción de las fuerzas internas de la Tierra. El relieve se transforma debido a la acción de una serie de agentes externos que modelan la superficie terrestre mediante procesos físicos, químicos y biológicos, que pueden durar desde un instante hasta millones de años. Los principales agentes externos que transforman el relieve terrestre son el agua, el viento y los seres vivos.

La transformación del relieve se produce en tres fases: erosión, transporte y sedimentación.

  • La erosión conlleva el desgaste, la fragmentación o la disolución de las rocas. Siempre asociado y simultáneo, se produce el transporte de los materiales que quedan sueltos.
  • El transporte es el arrastre de los materiales arrancados por la erosión, ya sean arrastrados por los glaciares y las corrientes de los ríos, o por los seres vivos, o bien suspendidos en el aire y en las aguas del mar.
  • La sedimentación es el proceso de acumulación en una zona de depósito de los materiales después de haber sido erosionados y transportados.

Los agentes externos participan en las tres fases de modelado. Por ejemplo, el viento puede desgastar la roca, transportar polvo y acumular arena.

Acción de las aguas fluviales

La acción de las aguas del río sobre el relieve es diferente en cada uno de los tramos de su recorrido:

  • La erosión conlleva el desgaste, la fragmentación o la disolución de las rocas. Siempre asociado y simultáneo, se produce el transporte de los materiales que quedan sueltos.
  • El transporte es el arrastre de los materiales arrancados por la erosión, ya sean arrastrados por los glaciares y las corrientes de los ríos, o por los seres vivos, o bien suspendidos en el aire y en las aguas del mar.
  • La sedimentación es el proceso de acumulación en una zona de depósito de los materiales después de haber sido erosionados y transportados.

Los agentes externos participan en las tres fases de modelado. Por ejemplo, el viento puede desgastar la roca, transportar polvo y acumular arena.

Acción de las aguas fluviales

La acción de las aguas del río sobre el relieve es diferente en cada uno de los tramos de su recorrido:

  • El curso alto, el nacimiento y los primeros kilómetros suele ser un área montañosa, de pendiente pronunciada; por ello, las aguas discurren velozmente. Las aguas tienen tanta fuerza que arrancan muchos materiales y erosionan formando estrechos valles, profundos cañones y gargantas, cascadas, cataratas y vertiginosos rápidos.
  • El curso medio fluye por zonas de poca pendiente. El río discurre más lentamente y transporta los materiales que había arrancado en el tramo anterior.
  • El curso bajo es el tramo final del río. El río reduce tanto su velocidad que no es capaz de arrancar nuevos materiales ni de transportar los que ya lleva y los va depositando en las orillas. En ocasiones, los materiales rellenan extensas superficies: son las llanuras aluviales, de gran fertilidad. Por ellas el río puede circular describiendo amplias curvas o meandros. En la desembocadura se pueden originar deltas de forma triangular o amplios estuarios.

Acción de las aguas marinas

En la costa, las olas y las corrientes desgastan el relieve. Forman costas altas y abruptas con acantilados rocosos. Posteriormente, las aguas transportan los materiales que han arrancado y los depositan en otras zonas formando playas que pueden estar en las cercanías o a kilómetros de distancia.

Acción de las aguas subterráneas

Cuando las aguas subterráneas atraviesan zonas formadas por rocas calizas, originan un paisaje peculiar. El agua disuelve las calizas creando cuevas, simas y galerías subterráneas con estalactitas y estalagmitas.

La disolución de las calizas puede producirse en la superficie y las rocas adquieren formas espectaculares: dolinas, lapiaces, cañones...

Acción de los glaciares

Las lenguas de hielo de los glaciares se deslizan lentamente y son capaces de desgastar y arrastrar rocas, incluso de decenas de toneladas; modelar circos en las cumbres y valles de montaña que toman forma de «U»; y también formar depósitos de materiales llamados morrenas.

Los cambios bruscos de temperatura rompen las rocas en numerosos fragmentos y forman pedreras. Esto sucede en las montañas y los desiertos, donde hay gran diferencia de temperatura entre el día y la noche. Esto ocurre porque el agua se filtra por las grietas de las rocas, se congela, actúa como una cuña y las rompe.

Acción del viento

El viento desgasta las rocas, arranca partículas de arena ya disgregadas y con ellas golpea, pule y da forma a otras rocas. Asimismo, el viento transporta la arena a lo largo de kilómetros y la deposita formando dunas.

Acción de los seres humanos

El ser humano también modifica el paisaje debido a la práctica de la agricultura y la ganadería, la tala de bosques, los incendios, la construcción de carreteras y embalses, la explotación de minas, las guerras, etc .